domingo, 21 de octubre de 2012

Varices venosas

Hola bloggeross!
Hoy os vamos a hablar de las varices venosa, creemos que os puede interesar ya que son muy comunes:
Allá vamos!


Las varices venosas, o varicosidades,  son venas subcutáneas tortuosas y dilatadas, que se encuentran con más frecuencia en el sistema safeno y se producen por la alteración de las válvulas venosas.  Pueden ser pequeñas e inocuas o grandes y abultadas y se clasifican en primarias y secundarias.
Se desconoce la etiología de las varices. Las venas superficiales de las extremidades inferiores se convierten en dilatadas y tortuosas, con presión venosa aumentada. Esta presión se puede deber a debilidad congénita de la estructura venosa, obesidad, embarazo, obstrucción venosa por trombosis o presión extrínseca debida a tumores, u ocupaciones que requieren permanecer de pie mucho tiempo. Cuando las venas aumentan de tamaño, las válvulas se estiran y se convierten en incompetentes, permitiendo de este modo que el flujo sanguíneo venoso se invierta. Cuando aumenta la presión retrógrada; y la bomba muscular de la pantorrilla, que es el movimiento muscular que exprime la sangre venosa hacia el corazón, fracasa, se agrava la distensión venosa.
Con respecto a las manifestaciones clínicas, las molestias causadas por las varices venosas varían mucho en las distintas personas, y tienden a empeorar con la tromboflebitis superficial. El síntoma más común de las varices venosas es el dolor después de la estancia de pie prolongada, lo que se alivia al caminar o al elevar el miembro, Otro síntoma es la sensación de presión o calambre.
La complicación más frecuente de las varices venosas es la tromboflebitis superficial y puede aparecer espontáneamente o después de un traumatismo, intervención quirúrgica o embarazo. Las complicaciones raras comprenden rotura de las venas varicosas por debilidad de la pared vascular y ulceras de la piel.
Estudios diagnósticos y cuidados de colaboración:
Las varices venosas superficiales se pueden diagnosticar por su aspecto. La ecografía dúplex puede detectar la obstrucción y el reflujo en el sistema venoso con exactitud considerable. Esta prueba es la más utilizada para diagnosticar las varices venosas profundas.
El tratamiento no suele estar indicado si las varices sólo suponen un problema estético. Si se produce incompetencia del sistema venoso, los cuidados de colaboración comprenden reposo con el miembro afectado elevado, medias de compresión y ejercicio, como caminar.
La escleroterapia es una técnica empleada en el tratamiento de las varices superficiales antiestéticas, que consiste en una inyección directa de una sustancia esclerosante, como el tetradecilo sódico, la cual induce inflamación y conduce a trombosis eventual de la vena.
La intervención quirúrgica para varices venosas conlleva ligadura de la vena completa, normalmente la safena mayor, y disección y eliminación de sus tributarias incompetentes. La intervención quirúrgica está indicada cuando la insuficiencia venosa no se puede controlar con tratamiento conservador.
Además de estos, en determinados pacientes, el tratamiento con láser puede proporcionar una opción al tratamiento de las varices superficiales, en lugar de la escleroterapia o la cirugía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada